Spanish

Puerto Rico celebró el 25 de julio los 60 años de la Constitución del Estado Libre Asociado (ELA), la que le otorga derecho a elegir gobierno propio, pero depende en asuntos de moneda, defensa, ciudadanía, relaciones exteriores y legislación de los Estados Unidos.

La festividad principal para conmemorar las seis décadas de la institución gubernamental se llevó a cabo en Mayagüez, ciudad occidental de la isla caribeña, donde asistieron miles de autonomistas, defensores del ELA y seguidores del opositor Partido Popular Democrático (PPD).

El mensaje oficial para celebrar el ELA estuvo a cargo del candidato a la gobernación y presidente del PPD, Alejandro García Padilla, quien inició su discurso reconociendo a la Policía de Puerto Rico "por defender nuestra tierra".

"Nuestra Constitución no es palabrería bonita, sino que enseña, es maestra, es conciencia, es una carta de navegación. Es la guía en ese gran viaje que juntos como pueblo, solidario como país damos los puertorriqueños paso a paso, junto a los pueblos del mundo que buscan progreso para su gente", dijo García Padilla.

Destacó después a artistas como Gilberto Santa Rosa, Ricky Martin, el grupo Calle 13, así como a los deportistas Javier Culson y José Juan Barea, por representar a Puerto Rico en el mundo.

García Padilla expresó además su deseo de que la isla caribeña se convierta en "un lugar de paz" ante una criminalidad rampante que va en aumento desde que el gobernador Luis Fortuño tomó el poder en 2008.

"Puerto Rico clama para que se viva construyendo una mayoría de ambiente de paz en todos sus renglones. Esa tranquilidad hay que recuperarla en las calles. Puerto Rico es un lugar de paz", aseguró.

La festividad de la Constitución del ELA coincide también con los 114 años de la invasión de las tropas estadounidenses a la isla caribeña por el pueblo sureño de Guánica, con lo que se inició la centenaria presencia norteamericana en la isla.

Tras la Guerra Hispanoamericana y el Tratado de París, España perdió sus últimas colonias: Cuba, Filipinas y también Puerto Rico, que se convertiría en base militar estratégica para la defensa de los intereses de EE.UU. en Latinoamérica.

El 25 de julio también marcó 34 años del doble asesinato de los jóvenes independentistas Carlos Soto Arriví y Arnaldo Darío Rosado en el Cerro Maravilla en Villalba, en el área central de la isla caribeña.

El doble homicidio ha sido cuestionado desde sus hechos, pues el Gobierno de aquel entonces, dirigido por el anexionista Carlos Romero Barceló, alegó que Soto Arriví y Darío Rosado pretendían tumbar varias torres de telecomunicaciones.

Rosado, de 25 años, y Soto Arriví, de 19, fueron ejecutados por policías en el Cerro Maravillas, tras haberse rendido y desarmado, a los pies de unas antenas de televisión que supuestamente se disponían a hacer explotar.

En la década de 1980, el Senado puertorriqueño realizó diversas investigaciones que llevaron a prisión a varios de los policías que participaron. Las vistas crearon gran espectación al retransmitirse en televisión.

Aunque prevaleció la teoría de una supuesta conspiración institucional para acabar con elementos subversivos del independentismo, ésta nunca se probó. 

Por su parte, el secretario de Estado y miembro del gobernante Partido Nuevo Progresista, Kenneth McClinck, indicó en su mensaje que la Constitución le ha provisto a la isla una carta de derechos y una estructura de gobierno que ha servido bien por tres generaciones.

Reconoció que mediante la Constitución, los puertorriqueños tendrán la libertad de votar el próximo 19 de agosto en un referéndum que propone limitar el derecho absoluto a la fianza en algunos casos de asesinato y la enmienda que propone reducir de 78 a 56 el número de escaños legislativos.

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: