Spanish

El Gobierno peruano decretó el estado de
emergencia en una provincia del sur del país después de que dos personas
murieran en enfrentamientos entre la policía y la población local, que
protesta desde hace días contra una empresa minera.

Además de
las dos víctimas mortales, los choques con la Policía causaron decenas
de heridos y llevaron al Gobierno de Ollanta Humala a decretar ayer el
estado de emergencia, que entrega durante 30 días el control del orden
interno a la Policía.

La población de la provincia de Espinar,
en la región Cuzco, exige que se investiguen los supuestos daños
ambientales causados por la mina de cobre Tintaya, que explota la minera
suiza Xstrata, y que se eleve del 3 al 30 por ciento la aportación al
desarrollo de la empresa a las autoridades locales.

Dos
personas murieron en los enfrentamientos con la Policía, al parecer por
disparos de armas de fuego, y decenas de civiles y agentes resultaron
heridos de diferente consideración.

"Hay dos fallecidos, uno
que está siendo evacuado en estado muy grave y muchos heridos, todo
porque hay una insensibilidad por parte del Ejecutivo para poder
apreciar la real problemática de Espinar", declaró el alcalde de la
localidad del mismo nombre, Oscar Mollohuanca.

Aunque el
alcalde dijo que desconoce la identidad de los fallecidos, ratificó que
vio sus cuerpos en la morgue del lugar, mientras que el canal N de la
televisión local identificó a uno de los muertos como Florecindo Mamani
Puma, de 27 años.

Según sus familiares, el hombre recibió un
disparo de arma de fuego cuando se encontraba en un cerro cercano
siguiendo los enfrentamientos, aunque sin participar en ellos.

El ministro del Interior, Wilver Calle, confirmó la muerte de las dos
personas y dijo que la Policía tuvo que responder ante los "ataques,
provocación y medidas de fuerza, con quema de pastizales y lanzamiento
de piedras" de los manifestantes.

Calle añadió que el lunes hubo 30 policías heridos, que se sumaron a los 46 del domingo.

"Se usaron balas de goma y cuando se puso en peligro a la policía
ellos tuvieron que repeler el ataque...(las muertes) han sido a
consecuencia de la actitud que han tomado los pobladores", afirmó.

Tras confirmarse los fallecimientos, los manifestantes atacaron
algunos vehículos que se encontraban en la carretera que une Espinar con
el Cuzco y retuvieron a un fiscal que se dirigía a la zona.

Después de hacerlo caminar sin zapatos durante varias horas, los
manifestantes aceptaron liberarlo a petición de la vicaría apostólica.

Sin embargo, la situación llevó al Gobierno peruano a declarar el
estado de emergencia (excepción) en Espinar y el presidente del Consejo
de Ministros, Óscar Valdés, invocó a la población local a levantar su
medida de fuerza y reiniciar el diálogo.

Según un decreto que
fue leído en el palacio gubernamental, el estado de emergencia se dictó
para garantizar la seguridad y el libre tránsito en la zona, así como
"la plena vigencia de los derechos fundamentales".

La medida,
que estará vigente durante 30 días y entrega el control del orden
interno a la Policía, comprende la suspensión de garantías relativas a
la libertad de tránsito y reunión, a la seguridad personal y la
inviolabilidad de domicilio.

El alcalde Mollohuanca aseguró,
por su parte, que el Gobierno está "caricaturizando el problema" de
Espinar, al decir que las protestas tienen un origen político y enfatizó
que sus habitantes exigen que se analicen los pasivos ambientales que
ha causado el yacimiento de Tintaya.

"El tema no es sólo
económico, porque previo a ello los comuneros de la zona piden una
solución a los pasivos ambientales que se han generado", remarcó
Mollohuanca.

El Gobierno peruano asegura que las protestas en
Espinar están siguiendo el mismo tenor que las presentadas en la región
norteña de Cajamarca contra el proyecto aurífero Conga, que sigue
paralizado y que lograron que se sometiera a un peritaje el estudio de
impacto ambiental del futuro yacimiento.

El alcalde de Espinar
aseguró que los dirigentes de su provincia están dispuestos a reunirse
con una comisión gubernamental para intentar solucionar el conflicto. 

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: