Spanish

A través de sus teléfonos móviles, lap-tops, iPads, y otros aparatos, millones de personas en el mundo se enteraron de la muerte del líder de Al Qaed,a responsable de orquestar los ataques del 9/11, antes de que los medios tradicionales informaran este histórico acontecimiento.

Cientos de estadounidenses celebraron en las inmediaciones de la Casa Blanca, en Washington D.C. al grito de "USA, USA", mientras ondeaban banderas estadounidenses después de que corriera por Twitter la noticia.

La euforia se hizo palpable en la nación cuando el presidente de EE.UU., Barack Obama, confirmó el pasado domingo primero de mayo la muerte del terrorista más buscado de EE.UU.

El mandatario lo hizo alrededor de las 11:35 p.m. tiempo del este... un poco más tarde de lo previsto, ya que insistió en escribir su propio discurso. 

Durante esa hora la red social Twitter llegó a 14.4 millones de Tweets.

Para las 11:00 p.m. los sitios web de The New York Post y The Huffington Post desplegaban las frases "lo tenemos" y "muerto".

Al rededor de las 10:45 p.m. canales de noticias como ABC, CBS y NBC interrumpieron casi al mismo tiempo su programación.

El presentador de noticias, Brian Williams, de NBC, dijo que "la historia comenzó a filtrarse al dominio público principalmente por personal del Congreso que hizo llamadas".

Algunos funcionarios del gobierno se adelantaron al presidente y hablaron de manera anónima con los medios.

La senadora Dianne Feinstein, presidenta del Comité de Inteligencia, quien se encontraba en un evento en California, dejó a su público atónito al darles la noticia.

A las 9:45 p.m. el director de comunicaciones de la Casa Blanca, Dan Pfeiffer, anunció en Twitter que "el presidente se dirigirá a la nación esta noche a las 10:30 p.m."

Mientras algunos medios especulaban sobre el motivo de la urgente conferencia, y otros que ya habían atado cabos esperaban luz verde, la noticia ya había sido confirmada con credibilidad en Twitter.

Keith Urbahn, el jefe de personal del ex secretario de Defensa Donald Rumsfeld's, hizo el anuncio a las 10:24 p.m. A través de su cuenta @keithurbahn anunció "Una persona acreditada me dijo que han matado a Osama Bin Laden".

Pero él no fue el primero en destapar la noticia ni estaba seguro de esta.

"No se si es verdad, pero recemos que así sea", agregó.

Unas seis horas y media antes, un asesor de informática en Paquistan informó, en directo y sin saber, sobre el ataque que acabó con la vida de Bin Laden en un complejo de lujo en Paquistán.

Sohaib Athar, cuyo nombre de usuario en Twitter es @ReallyVirtual, comenzó a 'tuitear' sobre el operativo secreto en Abbottabad quejandose del ruido.

"Hay un helicóptero suspendido en el aire de Abbottabad a la una de la madrugada - algo raro", comentó.- "¡Vete, helicóptero, antes de que saque mi matamoscas gigante!".

Luego informó que "Un 'bum' hizo temblar las ventanas aquí en Abbottabad. Espero que no sea el inicio de algo feo".

Poco después comentó que "el helicóptero/OVNI fue derribado en la zona de Bilal Town y se ha informado de un fogonazo. La gente dice que podría ser una nave no tripulada".

Momentos más tarde, agregó que "la gente dice que no ha sido ningún fallo técnico y que fue derribado por disparos" y que había al menos dos helicópteros, uno de los cuales se estrelló.

Athar comunicó a sus seguidores que "según un taxista, la policía ha cercado la zona donde cayó el helicóptero y va de casa en casa para registrarlas".

Unas siete horas más tarde, tras el aviso de que el presidente de EE.UU., Barack Obama, iba a hacer una conferencia urgente ante las cámaras de televisión, Athar empezó a darse cuenta de que algo transcendental había pasado.

Uno de sus seguidores opinó que "la caída del helicóptero en Abbottabad y el discurso urgente de Obama están relacionados entre sí" y otro aportó que los servicios secretos paquistaníes habían confirmado que "Osama Bin Laden ha muerto en Abbottabad".

"¡Uh oh! -lamentó Athar- "ahora soy el tipo que blogueó en vivo el ataque contra Osama, sin saberlo".

 
Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: