Spanish

El 43 por ciento de los electores hispanos dice trabajar o vivir cerca de un foco tóxico, nueve puntos más que cuatro años atrás, y esa exposición a la contaminación aumenta su defensa por la energía limpia, según un estudio difundido este miércoles.

El 85 por ciento de los electores de origen hispano cree que la energía y el medio ambiente impactan en su calidad de vida, destacó la encuesta divulgada por la plataforma hispana Consejo Nacional de La Raza (NCLR) y la organización ambientalista Sierra Club.

Hace cuatro años, el 34 por ciento de los consultados aseguró vivir o trabajar cerca de una refinería, planta de combustión, autopista, fábrica u otro foco de contaminación, nueve puntos porcentuales menos.

Casi la mitad de los encuestados asegura tener alguien entre sus familiares próximos que sufre asma; un cuarto de los sondeados, alguien con bronquitis crónica, y hasta un 41 por ciento declara tener en su entorno enfermos de cáncer.

"La comunidad hispana es la que más sufre la degradación ambiental y la contaminación en Estados Unidos", destacó a Javier Sierra, portavoz de la entidad ecologista.

"Están en una posición que les permite ver las relaciones entre la degradación medioambiental, los problemas de salud y el calentamiento global", explicó.

De hecho, una mayoría de los hispanos apuesta por la regulación medioambiental para proteger la salud, sin grandes diferencias según su ideología política.

Creen necesario legislar al respecto el 76 por ciento de los que se declaran demócratas, el 71 por ciento de los independientes y el 60 por ciento de los considerados republicanos.

Entre 2008 y 2012, crecieron en 10 puntos los votantes hispanos preocupados por la contaminación del agua y del aire, hasta ser el asunto ambiental que más concierne a seis de cada diez encuestados.

"Pero no sólo están preocupados, también están motivados para cambiar hábitos y para tomar acción para mejorar el medio ambiente", valoró Alicia Criado, del Consejo Nacional de La Raza.

El 86 por ciento prefiere que el Gobierno invierta en energía solar, eólica u otras renovables, mientras que un 11 por ciento apuesta por destinar esos recursos a los combustibles fósiles como el petróleo o el gas natural.

Incluso un 58 por ciento de los consultados dice que prefiere pagar más por su recibo mensual de la electricidad si esta procede de fuentes de energía limpia.

El estudio, realizado por la firma Myers Research, se basa en cuatro grupos de estudio y un sondeo, que se realizó a 1.131 votantes hispanos registrados, con un margen de error de tres puntos porcentuales. 

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: