Spanish

Las autoridades migratorias de EE.UU.  deportaron a la niña estadounidense Emily Samantha Ruiz, de 4 años,
junto con su abuelo a Guatemala sin explicar todas las opciones que
tenían los padres para recogerla, denunciaron dos abogados.

Según el abogado de la familia, David Sperling, los agentes de aduanas
que contactaron con el padre le dijeron que tenían dos opciones: podían
trasladar a Emily a un centro de detención de menores en Virginia o
enviarla con su abuelo de vuelta Guatemala.

Los padres de la
menor son indocumentados y, quizá por temor a ser detenidos ellos
mismos, prefirieron que la niña fuera enviada a Guatemala con su abuelo,
en vez de que fuera a un lugar desconocido.

Pero según dijo
Janne Butterfield, consejera especial del grupo Raben Group y ex
directora ejecutiva de la Asociación Estadounidense de Abogados de
Inmigración "no hay base legal para denegar la custodia a los padres
mirando la ley de inmigración".

Butterfiel, que participó en
una rueda de prensa organizada por America's Voice para que Seperling
expusiera el caso, aseguró que los agentes de la Oficina de Aduanas y
Protección Fronteriza (CBP) tenían otras tres opciones.

Llevarla en un vuelo hasta su conexión final (Nueva York), un acuerdo al
que llegan los abogados con las aerolíneas para que los menores vuelen
acompañados por una azafata; que una tercera persona -amigo o familiar-
hubiera ido a recogerla en nombre de los padres, o entrar en un programa
de protección de menores temporalmente.

"El CBP necesita
investigar este caso y establecer una guía cristalina para proteger a
estos niños y no denegar la custodia a los padres", consideró
Butterfiel.

Además, la abogada enfatizó que "el CBP no tiene
jurisdicción sobre una ciudadana estadounidense. Esto demuestra el
debate público tan polarizado que tenemos sobre la inmigración en
nuestro país".

"Incluso los niños estadounidenses son tratados
con discriminación", algo que a su juicio, "no demuestra nuestros
valores, los valores de este país".

Butterfiel recordó que hay
cerca de cinco millones de niños estadounidenses cuyos padres son
indocumentados y de ellos un gran número tienen que sufrir la falta de
al menos uno de sus progenitores porque ha sido deportado.

Leonel Ruiz, padre de la niña, residente en Nueva York, acudió la filial
de Univisión en Long Island, pedir ayuda para poder recuperar a su
hija. "Mi cliente nunca tuvo la oportunidad de ver a su hija" lamentó
Sperling, "¿si no por qué hubiera acudido a los medios?".

La
niña fue deportaba el pasado 11 de marzo, junto con su abuelo, cuando,
debido al mal tiempo, el avión en el que viajaban tuvo que hacer una
parada en el Aeropuerto Internacional de Dallas.

El abuelo,
según explicó Sperling, tenía una visa de trabajo H2B que todavía estaba
vigente "con la que había entrado al país y trabajado durante los
últimos años".

Según han indicado algunos medios, el abuelo de
la menor tenía en su expediente infracciones migratorias que datan de
la década de 1990, pero "hay muchas cosas que no están claras" dijo el
abogado.

Sperling señaló que su cliente le relató el "ataque de pánico" que vivieron cuando recibieron la llamada de las autoridades.

"Un funcionario del CBP llamó preguntando por los datos del padre y
de la madre de la menor, Ruiz pidió un traductor, pero le dijeron que no
había ningún traductor por ahí", contó.

Al comprobar los
datos en la computadora el agente llamó de nuevo y Ruiz reconoció que
era indocumentado. Entró en Estados Unidos en 1995 cuando tenía 17 años,
ahora tiene 32.

Entonces fue cuando el agente le explicó que
no podía enviarle a la niña y le ofreció las dos citadas opciones, pero
nada más.

El abogado señaló que aunque el inglés que habla su
cliente "no es perfecto, entiende perfectamente" y "entendió lo que le
estaban explicando", descartando así que hubiera sido un malentendido.

El abogado consideró que los agentes no deberían haber comprobado el
estatus migratorio de los padres de una niña estadounidense.

El abogado viajará el lunes a Guatemala y tiene previsto traerla de
vuelta a Estados Unidos el miércoles. "Ruiz no quiere que esto se
convierta en un circo mediático, sólo espero que Emily vuelva con su
familia".

En cuanto a si los padres temen que las autoridades
migratorias vayan a deportarles, el abogado dijo que el Servicio de
Inmigración y Aduanas de EE.UU. (ICE) no puede deportarles simplemente,
"tendrían que abrir un proceso legal".

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: