Spanish

La crisis económica mundial está forzando a muchos ecuatorianos a volver a su país y a muchos otros a posponer o descartar la emigración como solución de vida, según un informe publicado este martes por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El informe explica que la caída en el número de ecuatorianos que abandonan el país se concentra especialmente en los flujos hacia Europa, y puede ser atribuida tanto a la necesidad de visados para entrar en la zona Schengen, como a la crisis financiera que comenzó en 2008.

La crisis "ocasionó un desempleo masivo en España, el principal país de destino para los emigrantes ecuatorianos", reza el texto.

Según el estudio, en la primera década del siglo XXI, por cada emigrante que abandonaba el país, uno retornaba.

"Se espera que el número de retornados continuará creciendo como resultado de la crisis económica en los principales países de destino (España, Italia y Estados Unidos)", reza el texto.

La crisis económica en los países de destino también repercute en el propio Ecuador, dado que las remesas enviadas desde el exterior al país de origen también han disminuido en los últimos años.

El estudio revela que mientras en el 2007 las remesas enviadas a Ecuador por nacionales emigrados alcanzaron los 3.100 millones de dólares, en 2011 sólo hubo 2.700 millones de dólares.

Los ecuatorianos comenzaron emigrando a Canadá, Estados Unidos y Venezuela en la década de 1970.

En los diez años siguientes, el destino preferido fue Estados Unidos, y no fue hasta los años noventa que los ecuatorianos empezaron a emigrar a Europa, especialmente a España e Italia.

Según datos del Gobierno español, el número de emigrantes ecuatorianos aumentó de 3.972 personas en 1998 a 480.000 en 2011.

No obstante, en los primeros dos lustros de este siglo, la emigración ecuatoriana hacia EEUU también creció considerablemente, dado que entre 2000 y 2010 la población ecuatoriana censada en ese país aumentó de 230.559 a 564.631 personas.

Los ecuatorianos en Estados Unidos residen especialmente en Connecticut, Nueva Jersey y Nueva York.

Entre 1999 y 2005 un número estimado de entre 1,4 y 1,6 millones de personas abandonaron el país. En 2011, la Secretaría Nacional para las Migraciones anunció que entre dos y tres millones de ecuatorianos vivían en el exterior.

Por otra parte, Ecuador no es sólo un país de origen, sino también una nación de destino, especialmente para peruanos y colombianos.

No obstante, el informe también nota un leve crecimiento de inmigrantes procedentes de países caribeños.

Estas llegadas coincidieron con la política de "fronteras abiertas" establecida por el Gobierno de Rafael Correa, que decidió eliminar el requisito de visado para todas las nacionalidades en 2008, aunque posteriormente se retractó y restableció esta norma para los ciudadanos de nueve países asiáticos y africanos.

El mayor grupo de inmigrantes en Ecuador es el de los colombianos, que ascienden ya a 200.000, muchos de ellos obligados a abandonar sus lugares de origen huyendo de la guerra civil que asuela su país desde hace medio siglo.

De hecho, Ecuador es el país de América Latina con el mayor número de solicitudes de asilo y peticiones de protección internacional.

A finales del 2011, un total de 55.098 personas recibieron estatus de refugiado, el 98 por ciento de ellos, colombianos.

Además de constar la realidad de la emigración e inmigración en el país, el estudio destaca "la continua falta de políticas públicas a largo plazo, así como la falta de procedimientos para responder a las demandas, necesidades y derechos de los emigrantes e inmigrantes en el país.

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: