Spanish

El Concejo Municipal de Chicago aprobó una ordenanza que protege a inmigrantes indocumentados de la policía y prohíbe a agentes policiales intervenir en asuntos migratorios.

La ordenanza, presentada el pasado 12 de septiembre por el alcalde Rahm Emanuel, pretende asegurar a los indocumentados que no tienen nada que temer cuando acudan a la policía como testigos o víctimas de un crimen.

"Si alguien es víctima de un crimen, está enterado de un crimen o en conocimiento de algún delito que vaya a ser cometido, puede acudir al Departamento de Policía de Chicago sin temor a ser arrestado por un caso no relacionado con la denuncia, separado de su familia o deportado", señala la ordenanza.

Esta prohíbe que la policía pregunte sobre el estatus migratorio o detenga a indocumentados, a menos que sean buscados por algún crimen o hayan sido procesados por algún delito grave.

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: