Spanish

El Gobierno cubano confirmó este fin de semana que el número
de enfermos por el brote de cólera registrado en una localidad del este
del país se elevó a 158 y no se han producido nuevos fallecimientos
desde los tres reportados a primeros de julio.

El Ministerio
de Salud Pública divulgó un comunicado informando del incremento de
casos después de que el pasado 3 de julio una nota oficial previa
divulgó la aparición del brote y la cifra de 53 enfermos.

El
comunicado publicado este sábado en el diario oficial Granma, portavoz
del gobernante Partido Comunista (PCC, único), precisó que "no han
ocurrido nuevos fallecidos" aparte de los tres adultos de 66, 70 y 95
años reportados la semana pasada.

El brote de cólera fue
detectado en Manzanillo, una ciudad de 130.500 habitantes, situada en la
provincia oriental de Granma, a más de 800 kilómetros al este de La
Habana.

Según el Ministerio de Salud Pública, se han
diagnosticado casos aislados en otras regiones del país, pero se trata
de personas que se infectaron en Manzanillo y por lo tanto no se
considera que haya "diseminación" de la enfermedad.

"Las
medidas tomadas han posibilitado que el brote epidémico de transmisión
hídrica se encuentre disminuyendo, sin evidencia de propagación de la
enfermedad por alimentos u otra vía", añadió el comunicado divulgado
hoy.

En los últimos días el Gobierno había mantenido en
hermético la confirmación oficial de nuevos casos a través de los medios
nacionales de prensa, aunque emisoras locales de radio y televisión de
Granma sí transmitieron reportes sobre la evolución del brote y las
medidas preventivas a cumplir.

El pasado martes la
Organización Panamericana de la Salud dijo que los casos confirmados se
habían elevado a 85 y añadió que, además de en Manzanillo, había
enfermos en otros municipios como Niquero, Yara, Bartolomé Masó y en la
ciudad de Bayamo, capital de la provincia de Granma.

Fuentes
vecinales de Manzanillo indicaron hoy a Efe que los medios locales se
mantienen realizando "partes epidemiológicos" a diario y existe un
amplio despliegue de medidas para prevenir la propagación del cólera.

Las autoridades sanitarias prohibieron el uso de pozos, los médicos
visitan comunidades y viviendas para verificar el cumplimiento de las
medidas, y la prensa local realiza constantes llamamientos a hervir el
agua, cocinar bien los alimentos y lavarse las manos.

Además,
se está distribuyendo en las farmacias un compuesto químico denominado
hipoclorito de sodio, elaborado en el Laboratorio de Medicina Natural de
Manzanillo, para purificar el agua y combatir las enfermedades
diarreicas.

Medios locales de esa ciudad informaron asimismo
de un incremento en la comercialización de productos de limpieza como
lejía, jabones y detergente líquido para apoyar las medidas de higiene.

La última epidemia de cólera en Cuba ocurrió en 1882 y los últimos casos se registraron poco después del derrocamiento del presidente Fulgencio Batista en 1959.

Hasta el momento se desconoce el origen actual del brote registrado en Manzanillo.

Esta semana el jefe de la Misión Médica Cubana en Haití, Lorenzo
Somarriba, aseveró que no se sabe de dónde proviene el brote que afecta a
la isla y no descartó que pueda provenir de Haití, donde en lo que va
de año ha habido unos 130 muertos y 13.000 afectados por esa enfermedad,
según cifras oficiales haitianas.

Somarriba resaltó que Cuba
tiene "una gran fortaleza" para enfrentar el cólera y es precisamente
su experiencia lidiando con la enfermedad en Haití, donde actualmente
trabaja una brigada médica de 723 cubanos.

Ante el brote de
cólera en la isla, algunos países de la zona han reforzado la vigilancia
epidemiológica como el caso de México.

También Venezuela ha anunciado que sus servicios sanitarios se mantienen "en alerta" ante la situación en Cuba.

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: