Al igual que las arañas, las organizaciones centralizadas se desestabilizan al cortarles la cabeza. Los diversos departamentos (las patas de la araña) de una organización centralizada requieren de una estructura que los coordine. Sin jefe están perdidos.

Este no es el caso con las estrellas de mar, u organizaciones descentralizadas, cuyas partes no dependen de una cabeza (las estrellas de mar no tienen cabeza) y son completamente autónomas. ¿Y qué sucede cuando nadie está a cargo, cuando no hay jerarquía?  Se piensa que habrá desorden, incluso caos. Pero en muchas áreas –no en todas– gracias a la falta de un liderazgo tradicional están surgiendo grupos muy poderosos que están cambiando tanto la industria como la sociedad. 

Brafman y Beckstrom en su libro 'La estrella de mar y la araña' se basan en una metáfora para ayudarnos a comprender las ventajas de la estructura de las organizaciones modernas cada vez más descentralizadas, en comparación a la organización clásica que predominó en el pasado rígidamente jerárquica y centralizada. La araña es el tipo de organismo que no puede sobrevivir si se le daña o elimina la cabeza, mientras que si una estrella de mar pierde un tentáculo, este seguirá creciendo hasta convertirse en una nueva estrella de mar. Una organización descentralizada se para sobre cinco patas y, al igual que una estrella de mar, puede perder una o dos patas y aún así sobrevivir. 

El primer pilar (pata) de una organización descentralizada es su estructura circular. ¿Qué significa eso? Que funciona como un círculo porque los integrantes son independientes y autónomos y no hay un jefe. Una vez que se logra entrar a un círculo, se es igual que los demás, se tiene la misma responsabilidad, y va a depender de cada uno contribuir con su talento y habilidades para que funcione el proyecto.  El éxito de organizaciones que están transformando la fisonomía de los negocios –como Wikipedia, Skype, eBay, Toyota y otras, tiene mucho que ver con su carácter descentralizado y las peculiaridades de una estrella de mar.

La descentralización estuvo ausente de la mayoría de las organizaciones humanas hasta la aparición del internet, que nos dio la oportunidad de transformar los negocios e industrias tradicionales, modificar las relaciones humanas, e incluso influir en la política mundial. La ausencia de estructura, liderazgo y organizaciones formales, consideradas en el pasado como las mayores debilidades de una organización, ahora se han convertido en sus principales herramientas. 

¿Choques y enfrentamientos? Por supuesto que sí, la persona que desea prosperar requiere de mucha madurez para trabajar en equipo, el dar y recibir ideas, sugerencias, datos. Eso requiere el respeto a cada uno de los integrantes del círculo, una sana e impoluta comunicación, y la ética para hacer un trabajo de excelencia a la primera vez. 

 Estamos en la era de las organizaciones descentralizadas, y uno de los ejemplos más claros son las redes de intercambio de archivos musicales en línea gratuitos, que han puesto en jaque a toda la industria musical. ¿Y qué sucederá con la industria de armamento militar? Ronny, diseñador gráfico de 41 años la ha puesto a temblar. Subió un video a Facebook en el cual aparece con un enorme letrero: "Iraníes, los amamos, ¡Jamás bombardearemos su país!  Últimamente las noticias hablan de guerra como si esto no fuera asunto nuestro. Para que haya una guerra entre nosotros, primero debemos tener miedo uno del otro, odiarnos. Yo no tengo miedo y no los odio, ni siquiera los conozco. En TV he visto algunos que hablaban de guerra pero estoy seguro que no representan a toda la gente de Irán."

En 24 horas la gente empezó a compartir la imagen en Facebook. En 48 horas los israelitas subieron a la red fotos de amigos Iraníes: ¡También los amamos! La TV advirtió que se estaba esparciendo muy rápido el video y quiso hacer llegar el mensaje a todos: de la gente y para la gente. Un mar de estrellas de mar en internet puede cambiar al mundo.

Spanish
Main Topic: 
Plain Text Author: 
Blanca Esthela Treviño