El “nicaragua team” es como los integrantes de este grupo se hacen llamar. En el centro, Ernesto Baltodano, precursor de este proyecto.

“Queremos regresarle algo de lo mucho que nuestro país nos ha dado generación tras generación”, dijo Ernesto Baltodano, cuya familia apoya la educación en Nicaragua.

“El llevar agua o luz a las familias de Nicaragua no es tan fácil, es más fácil llevar educación a los niños de los cafetales para con esto ayudarles a salir adelante. En Nicaragua es más probable ver a un niño con un machete en el campo, que con un libro en la escuela”, agregó.

“Aunque hay mucha pobreza y falta de recursos, con determinación y ánimo se puede lograr que una idea crezca, y con ello puedes cambiarle la vida a alguien con tan solo un empujoncito”, afirmó Baltodano.

A través de su proyecto “Semillas Digitales para Nicaragua”, la familia Baltodano busca dotar a los niños de computadoras. “Las computadoras que estamos usando son las que diseñó Nicholas Negroponte y su mismo método, una computadora por niño (one laptop per child), lo cual nos sirve mucho ya que las computadoras no son tan caras y son resistentes a todo”, resaltó Baltodano.

Esta familia es reconocida por tener una de las empresas cafeteras más grandes de Nicaragua, CISA Exportadora, que por más de 50 años se ha especializado en crear el mejor café de Nicaragua y al mismo tiempo es reconocida por el interés de sacar adelante a su comunidad.

CISA se ha encargado de ayudar a las familias que trabajan en el campo en diferentes áreas como, educación, salud, infraestructuras y deporte.

CISA junto con UPenn GSE están al frente de este proyecto piloto del que se espera germinen varios proyectos de vida.

Ocho estudiantes de la Universidad de Pensilvania (UPenn) participarán en el proyecto para elevar el nivel de educación y de salud. Los estudiantes estarán en Nicaragua una semana para investigar cómo mejorar el proyecto y aportar un poco de sus conocimientos en las diferentes áreas.

Ernesto Baltodano explicó cómo su familia, la Universidad de Pensilvania y otros patrocinadores, han visto en la tecnología una herramienta muy importante y necesaria para la educación de estos niños que carecen de todo tipo de recursos básicos.

“Tratamos de darles la mejor educación para que sigan adelante, se preparen y cuando sean profesionales, regresen a su país a brindar la misma ayuda que ellos recibieron”, expresó.  

“No se necesita ser latino para saber lo que pasa en estos países que necesitan de nuestra ayuda. Es un orgullo para UPenn poder ayudar a una comunidad como la de Nicaragua a salir adelante en todos los sentidos”, afirmó Sharon Ravitch, directora de la oficina de Desarrollo de Liderazgo de UPenn.

“Un país puede padecer de pobreza, más no de educación. Sabemos que la educación es el mejor regalo que podemos obtener”, aseguró Baltodano.

 

Spanish
Main Topic: 
Plain Text Author: 
AL DÍA News