Spanish

Como intérprete del género de la palabra hablada, campeona de 'poetry slam', y con su nuevo álbum, Denice Frohman no solo se ha hecho escuchar sin apologías sino que ha ayudado a otros jóvenes de Filadelfia a encontrar su voz, su lugar y a sí mismos.

                                                                                                                                                Denice Frohman. Foto: Benjamin Lzicar
 

Poeta, escritora, cantante, letrista, educadora, forman parte de las múltiples facetas de Denice Frohman, artista del género conocido como "palabra hablada" y campeona de 'poetry slam', cuyo trabajo se centra en el cambio social, y quien acaba de lanzar un álbum que consolida su trabajo hasta ahora.

"Gran parte de mi trabajo gira en torno al sentido de pertenencia", dijo Frohman, cuyo álbum "Feels Like Home" salió al mercado el mes pasado. 

En la portada muestra a una persona a punto de brincar al precipicio, lo que representa el hilo conductor del álbum: "la idea de tomar un riesgo y encontrar un lugar al que pertenecer".

La identidad, la raza, el género, la orientación sexual y la fusión de esas identidades son algunos de los elementos que esta artista —mujer, latina, gay, de 28 años de edad— pone en la balanza para cuestionar a quién valoramos y a quien no como sociedad, pero lo que es más importante, a deconstruir por qué lo hacemos.

"Al final del día, creo arte por un cambio social y gran parte de mi trabajo es sobre asuntos que quiero cuestionar o a los que quiero arrojar luz", dijo Frohman. 

A través de su trabajo, Frohman hace reflexionar, con un golpe de realidad y un toque de humor, sobre diversos asuntos sociales en torno a los jóvenes y mujeres, y minorías como los latinos, la gente de color y los miembros de la comunidad LGBT.

Su poema "Borders" trata el tema de los jóvenes latinos indocumentados, y se inspira particularmente en historias reales de miembros de la organización proinmigrante del sur de Filadelfia "Juntos".

"Es un gran ejemplo de cómo la poesía es una arma para el activismo", dijo Frohman, quien ha interpretado este poema en movilizaciones por la reforma migratoria. 

"Accents" está inspirada en su madre, quien nació en Puerto Rico y se mudó a Nueva York cuando era una adulta joven, mientras que su padre es blanco y judío. 

"Es sobre la forma en que la sociedad trata a la gente con acento y los ven como si fueran menos o como si no fueran inteligentes", dijo Frohman. "Yo escribí este poema para celebrar el acento de mi madre que es hermoso".

Por otra parte, "Dear Straight People" es un reto a la homofobia y al privilegio heterosexual, y nació luego de que la misma Frohman enfrentara acoso en el barrio en el que vive en 'West Philly'.

"Filadelfia tiene mucha homofobia", dijo Frohman, quien se mudó de Nueva York a esta ciudad cuando tenía 22 años. 

"Caminando en 'Center City' puede que no lo veas pero si caminas de la mano con tu pareja en 'West Philly' o en 'North Philly' puedes experimentar homofobia así que aun hay mucho trabajo por hacer", dijo Frohman, quien se dispone a hacer una colaboración con GALAEI —organización dedicada a apoyar a la comunidad latina LGBT de Filadelfia y a educar sobre el VIH/sida.

Por otra parte, ha trabajado con jóvenes estudiantes del sistema de educación pública de Filadelfia y con diversas organizaciones comunitarias, además de ser directora del Philadelphia Youth Poetry Movement (PYPM), un programa que ayuda a jóvenes a descubrir el poder de su voz a través de la poesía.

"Ser educadora y mentora ha sido una parte muy importante de mi arte", dijo Frohman. "Es una forma muy poderosa para que los jóvenes sean escuchados y hagan conexiones, la más importante siendo consigo mismos y con el mundo a su alrededor".

Desde que estaba en la secundaría le encantaba el hip hop, pero no fue hasta su primer año en la universidad que comenzó a escribir poesía y descubrió su talento por la palabra hablada —un género que, según ella, lo mismo recoge influencias del hip hop que de Shakespeare.

"Realmente me gustó que no había que cambiar quien eres para ser poeta", dijo Frohman. "La palabra hablada te pide ser tú mismo más que nada".

Precisamente ese autodescubrimiento del que habla Frohman es el reto más grande que enfrenta día a día. 

"El trabajo que hago es muy personal y cuando escribo tengo que dejarlo salir tal como es", dijo Frohman. "Se que mi arte va a tener impacto siempre y cuando siga creciendo y siendo fiel a mi misma".

Luego de graduarse en el 2007 de Inglés y Escritura Creativa en Dowling College en Long Island, jugó basquetbol profesional durante una temporada en Puerto Rico, y después se mudó a Filadelfia para trabajar en el Franklin Institute y posteriormente en la Universidad de Drexel, en donde obtuvo su maestría en Educación.

Finalmente Frohman decidió dejar su trabajo para perseguir su pasión y ganarse la vida de esta. Desde entonces ha estado trabajando como artista y educadora, y el paso del tiempo ha demostrado que seguir esa corazonada fue la decisión correcta. 

En el 2012 obtuvo el Leeway Transformation Award, un reconocimiento otorgado por The Leeway Foundation a artistas que han trabajado por años en torno al cambio social, y a través del cual obtuvo un subsidio de $15.000 dólares sin restricciones que le permitieron enfocarse en su trabajo y en la producción de su álbum.

"Fue una gran razón por la que pude dar ese salto porque me dio la estabilidad financiera y el apoyo para hacer esa transición", dijo Frohman.

Su álbum debut, disponible ya a la venta en iTunes, es un proyecto que había imaginado, soñado y pensado por mucho tiempo —por lo menos durante los diez años que se ha dedicado a diversas manifestaciones de la poesía. 

Pero no se trata de un disco tradicional, sino de una compilación de 11 tracks que incluye canciones, poemas e interpretaciones de palabra hablada en las que la música y la letra se combinan de una forma muy orgánica.

"Era importante para mi que la música fuera muy meditada y muy intencional en la forma en que se combina con los poemas", dijo Frohman. "No quería que la música le quitara atención a la letra sino que la complementara".

Para este disco en el que se hacen presentes una variedad de sonidos acústicos, latinos y pop, tuvo la oportunidad de colaborar con músicos y productores como Josh Robinson y Jeremy Dyen.

Para Frohman resulta difícil identificar cuál ha sido el logro más significativo de su carrera, pero considera que el 2013 fue un buen año para ella.

"Gané el Woman of the World Poetry Slam y recibí un reconocimiento como artista creativa del año en los Hispanic Choice Awards", dijo Frohman. "Ha sido un año abrumador y estoy muy satisfecha y muy orgullosa de este álbum que acabo de lanzar".

Además de promover su álbum, Frohman se encuentra actualmente de gira con la poeta Dominic Christina, con quien forma parte del dúo "Sister Outsider Poetry".

Para Frohman, el siguiente paso es escribir un libro, pero sobretodo seguir desarrollando su voz para las distintas comunidades de las que forma parte, y continuar motivando a la gente a ser quienes son.

"Vivimos en un mundo con muchos tipos de gente diferente y muchas identidades. Nuestras diferencias son para celebrar y para aprender unos de otros, no para dividir", dijo Frohman quien recordó que todos tenemos un lugar al que pertenecer. 

Sin lugar a duda, ella ya lo ha encontrado. 

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: