Spanish
"Era una niña alegre, fuerte, inteligente, independiente y luchadora. Para mi, ella vino a esta mundo para darnos fortaleza", dijo Rosa Barreto, madre de Delyza Barreto.

"No pensamos que sucedería así de rápido, pero Dios obra de forma misteriosa. Tengo que ser fuerte... ser igual como era ella", dijo José Lebrón al velar el pequeño cuerpo de su hija Delyza Lebrón mientras recibía a gente que llegaba con mensajes de pésame y de esperanza.

Fue durante la mañana del martes 7 de agosto que miembros de la comunidad puertorriqueña, entre familiares y amigos, se reunieron para brindar apoyo a la familia Lebrón y darle el último adiós a la pequeña de 6 años de edad.

La salud de Delyza, a quien le habían detectado un tumor maligno en el cerebro desde que tenía un año de edad, comenzó a decaer en junio pasado. A partir de ese momento la niña siguió empeorando hasta perder la vida el pasado miércoles primero de agosto en The Children's Hospital of Philadelphia (CHOP).

Su madre, Rosa Barreto, se mantuvo en un llanto desolado durante la velación de su hija en la casa funeraria McCafferty, en el noreste de la ciudad, pero siempre de pie lista para recibir el cariño y apoyo de sus seres queridos.

"Delyza era una niña alegre, fuerte, inteligente, independiente y luchadora. Los juegos que más le gustaban eran los que fueran retadores como los rompecabezas y nunca le gustaron las muñecas. Para mi ella vino a este mundo a darnos fortaleza para ver la vida de una mejor manera" dijo la madre.

Alrededor de la 1:30 p.m. fue que familiares y amigos se trasladaron al cementerio Oakland donde se despidió a Delyza entre flores y con el lanzamiento de dos palomas blancas hacia el cielo.

Miembros de la familia Lebrón portaron camisetas con la imagen de la pequeña para honrar sus memoria durante el día de su funeral.

"Le quiero dar las gracias a mi familia y a la comunidad por haber estado presentes, como siempre en las buenas y en las malas. Siento que a través de la niña ellos lograon cambiar su perspectiva y ver todas las cosas que son malas para bien", dijo Barreto.

La puertorriqueña aseguró que la niña  nunca supo de sus estado, nunca tuvo dolor y tampoco sufrió. "Creo que eso fue lo que ella le transmitió a las personas a su alrededor. Ella era fuerte y todo lo bueno que ella tenía ahora lo tiene mi familia y las personas cercanas a mi".

Desde hace varios años, el matrimonio Lebrón se ha hecho de un nombre confiable que garantiza el apoyo para distintas causas en la comunidad. La despedida de Delyza dejó un deseo aun más grande por ayudar.

"Mi esposo y yo nos queremos involcrar ahora más con la comunidad. Tengo planes de iniciar una fundación que se va a llamar 'Delyza Celebration For Life' dirgido a los niños del hospital de CHOP. La fundación será apoyada con una actividad anual en memoria a mi niña", dijo Barreto.

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: