El canje de Shane Victorino a los Dodgers marca el fin de una era en la historia de los Phillies y el comienzo de un nuevo periodo de prosperidad para el equipo.

El génesis de la época dorada de los Phillies (cinco banderines de división consecutivos, un campeonato mundial, y dos viajes al Clásico de Otoño) se traza a la movida de la jerarquía del equipo a canjear a Bobby Abreu a los Yankees y darle la oportunidad a Victorino a jugar todos los días. Irónicamente, Abreu fue enviado al Bronx y Victorino insertado permanentemente en el lineup el 31 de julio de 2006. 

No estoy diciendo que Victorino era mejor pelotero que Abreu. Eso no es cierto. El cambio de Abreu y la elevación de Victorino, sin embargo, mejoró la dinámica del camerino y el enfoque de la ofensiva. 

Victorino no ayudó a los Phillies a florecer solo, pero su versatilidad en el plato, su fildeo fuerte en el jardín central, su correr de bases, y su energía dentro y fuera del terreno lo hizo una de las chispas del equipo.

En los seis años en que el 'Flying Hawain' jugó regularmente con Filadelfia, este lideró el Viejo Circuito dos veces en triples (2009 - 13 y 2011 - 16), ganó tres Guantes de Oro (2008-2010); lideró la Liga Nacional en asistencias desde centerfield (2010 - 11); y participó en dos Juegos de Estrellas (2009 y 2011). 

La magia de Victorino se sintió de lleno en la postemporada del 2008. Sus hazañas abrieron el camino a la Serie Mundial para los Phillies ese año. 

Victorino dio el golpe que derribó a CC Sabathia en la segunda entrada del segundo juego de la Serie de Campeonato de División contra Milwaukee. El bateador ambidextro le pegó un jonrón de cuatro carreras al corpulento lanzador zurdo para demostrar que Filadelfia no iba a caer bajo su hechizo. Los Phillies ganaron su primera serie de postemporada en 15 años cuando eliminaron a los Cerveceros en cuatro juegos.

En la Serie de Campeonato de Liga contra los Dodgers, Victorino hizo un gesto y pegó un bambinazo que cambio la dirección de la segunda ronda de la postemporada a favor de Filadelfia. 

En el tercer juego de dicha serie, los Phillies estaban perdiendo 6-1 en la tercera entrada cuando uno de los lanzamientos del abridor de los Dodgers, Hiroki Kuroda, zumbó cerca de la cabeza de Victorino. En vez de achicarse ante el lanza llamas japonés, Victorino lo retó a que le pegará en su pecho. El hawaiano le dijo al pitcher: "Dame con la bola pero no en la cabeza". Victorino termino su turno con una rodada de out pero antes de regresar al dugout le dirigió otras palabras al pitcher y los dos equipos terminaron en el terreno argumentando. El gesto dejo sentado ante Los Ángeles que los Phillies no eran fáciles de intimidar. Filadelfia perdió el juego 7-2. 

La próxima noche con Filadelfia en peligro de sufrir otra derrota ante los Dodgers y así permitir que Los Ángeles empatara la serie 2-2, Victorino empató el juego 5-5 con un jonrón de dos carreras en la octava entrada. Los Phillies ganaron el encuentro 7-5 y en su próximo partido ganaron la serie.

El 2012 es la temporada más decepcionante en la historia de los Phillies y era necesario canjear al jardinero de 31 años como era necesario cambiar a Abreu en el 2006. 

Junto con el cambio de Hunter Pence a los Gigantes, el canje de Victorino abre el camino para la reconstrucción de los Phillies. Gracias Victorino por todo. 

Spanish
Main Topic: 
Plain Text Author: 
Will González