Spanish

Latino Lines entabló una demanda en la Corte Federal del Distrito Este de Pensilvania para llamar a elecciones especiales en el 2013.

Latino Lines entabló una demanda en la Corte Federal del Distrito Este de Pensilvania para llamar a elecciones especiales en el 2013.
 

Una demanda en una corte federal de Pensilvania forma parte del más reciente episodio en la batalla por la representación política de los hispanos en el proceso de redistribución en el estado.

Fue el pasado 6 de julio cuando la organización Latino Lines entabló una demanda en la Corte Federal del Distrito Este de Pensilvania para llamar a elecciones especiales en el 2013.

Durante la última década la población hispana fue la de mayor crecimiento en Pensilvania, con el 82,6 por ciento de aumento.

Esto abriría la posibilidad de que al Distrito 180 de la Cámara Estatal de Representantes, el único que cuenta con una mayoría hispana desde el 2001, se uniera el Distrito 197, en el norte de Filadelfia, el 22 en Allentown y el 127 en Reading. Los latinos también contarían con cierta influencia en el Distrito 179. Y en el senado estatal, el Segundo Distrito se perfila también como un distrito de influencia.

Sin embargo, las elecciones que se llevarán a cabo el próximo 6 de noviembre no toman en cuenta el crecimiento de la población hispana evidenciado en el Censo 2010, sino que se llevarán a cabo tomando en cuenta los resultados del Censo 2000.

Debido a que el proceso de redistribución debe realizarse, por ley, cada diez años con el propósito de redistribuir el crecimiento de la población de forma equitativa entre los distritos que forman parte del estado, Latino Lines argumenta que la falta de un mapa actual en las próximas elecciones es inconstitucional y representa una violación de la Ley de Derechos de Votación de 1965.

"Tener que esperar hasta el 2014 por mapas y distritos legítimos y elecciones legales basadas en el Censo 2010 es un atropello", lee un comunicado de Latino Lines. "La justicia que llega tarde es justicia negada".

De acuerdo a la demanda, los legisladores estatales que resulten electos el próximo 6 de noviembre, servirían tan solo un año para llevar a cabo las elecciones especiales en el 2013. Esto luego de que se haya previsto un mapa que tome en cuenta la actual demografía del estado y que permita a los habitantes de cada distrito elegir de manera justa a sus representantes en la asamblea de Pensilvania.

De acuerdo con la organización, y debido a que la redistribución es un proceso integral en el que la forma en que se delimita un distrito afecta a otros, no solo se trata de lograr una representación política justa para la comunidad latina, sino para todos en el estado.

El abogado demandante José Luis Ongay dijo que el actual mapa de redistribución no toma en cuenta el crecimiento de la población latina en los condados de Filadelfia, Berks y Lehigh, y diluye así el voto latino mientras que fortalece de manera desproporcional el de otras comunidades en el estado. 

"Los votantes latinos, y todos los votantes en Pensilvania están siendo puestos en una situación en la que están siendo forzados a aceptar una representación inconstitucional hasta el 2014", dijo Juan Cartagena, presidente de Latino Justice PRLDEF. "Estos resultados no pueden ser tolerados, por eso hemos tomado esta acción".

Entre los demandantes se encuentran Joe García y Fernando Quiles, ambos residentes de Filadelfia, así como Dalia Rivera Matias de Allentown.

Este escenario se dio luego de que la Corte Suprema del Pensilvania invalidara los mapas propuestos por la Comisión de Redistribución y ante la falta de tiempo para aprobar otra propuesta previa a las elecciones. 

Anteriormente, los demandantes habían solicitado a la corte detener las elecciones del próximo 6 de noviembre. Sin embargo, la corte negó la petición.

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: