Esta es la temporada de las barbacoas, las excursiones, los campamentos... y de las picaduras de insectos.

Los mosquitos silvestres en Estados Unidos pueden llevar el virus del Nilo Occidental o la encefalitis de San Luis. Las personas que viajan fuera del territorio estadounidense pueden encontrarse con mosquitos portadores de la malaria, la fiebre amarilla o el dengue. Las garrapatas pueden propagar la enfermedad de Lyme, babesiosis humana y la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas. 

La Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency) sostiene que el deet, ingrediente usado en algunos repelentes, es seguro cuando se usa según las indicaciones, pero ha causado reacciones tóxicas poco comunes al ser usado de manera equivocada. No debe ser aplicado en niños menores de 2 meses de edad. La Academia de Pediatría de Estados Unidos (American Academy of Pediatrics) aconseja que no se utilicen repelentes con concentraciones de deet por encima del 30 por ciento en niños. 

Siga las indicaciones al aplicar cualquier repelente. Utilice las manos para aplicarlo en el rostro, con cuidado de no aplicarlo en los ojos y la boca, y no lo aplique en cortadas o heridas. Use sólo lo suficiente para cubrir la piel expuesta. Algunas indicaciones sugieren utilizarlo en la ropa, pero algunos pueden dañar el cuero, el vinilo o las telas sintéticas. Remueva el repelente de su piel con agua y lave la ropa tratada.

Para protección adicional

-Utilice ropa suelta y de colores claros, evite utilizar productos con aroma cuando esté al aire libre, sobre todo a la hora pico de los insectos, que es del anochecer al amanecer para la mayoría de los mosquitos.

-Retire el agua estancada que esté cerca de su casa.

-Para evitar las garrapatas, meta los pantalones dentro de los calcetines y use zapatos cerrados y sombrero.

-Luego de aventurarse en zonas boscosas y cubiertas de hierba revise su cuerpo para detectar garrapatas. 

Spanish
Main Topic: 
Plain Text Author: 
Giselle Florian / Redacción AL DÍA