La adolescencia resulta un período muy difícil para ciertos jóvenes y su familia. Si bien la adolescencia puede ser una etapa emocionalmente intensa y tormentosa para prácticamente todos los jóvenes, en ocasiones los conflictos adolescentes necesitan intervención especial.

Los doctores Frederic G. Reamer y la doctora Deborah Siegel son los autores de "Finding Help for Struggling Teens, A Guide for Parents and the Professsionals Who Work for Them", un libro que trata sobre cómo ayudan los trabajadores sociales a los adolescentes conflictivos.

Los doctores, cuyo libro distribuye la Asociación Nacional de Trabajadores Sociales, señalan que los adolescentes conflictivos generalmente muestran signos de sufrimiento como baja autoestima, fracaso y ausentismo escolares, actitud desafiante hacia la autoridad o huir del hogar. 

Elegir las amistades "equivocadas", tener comportamientos impulsivos, cometer actos ilícitos, caer en la depresión o el aislamiento social son otros de los síntomas de alarma señalados por los expertos.

Cómo buscar ayuda

Según los especialistas, existen muchos medios para buscar y obtener programas y servicios para adolescentes conflictivos. Como primera medida, los padres deben buscar ayuda comunicándose con el personal de la escuela, entidades de servicios familiares, centros comunitarios de salud mental, otros programas de servicios sociales comunitarios orientados concretamente a jóvenes en riesgo y su familia, organismos públicos de bienestar infantil, tribunales de familia y menores y tribunales especiales.

Escuelas y programas especiales

Los padres de adolescentes conflictivos pueden verse tentados a colocar a su hijo en una escuela o un programa que promete imponer la disciplina y la estructura necesarias. Con frecuencia, tales escuelas y programas no prestan los servicios de salud mental que muchos adolescentes conflictivos necesitan.

Las siguientes son las principales opciones de programas destacados por los doctores Reamery Siegel: 

-Las escuelas preparatorias alternativas proporcionan educación, incluidos servicios de educación especial a adolescentes que han fracasado académica o socialmente en escuelas preparatorias tradicionales. 

-Los programas de suspensión del proceso a prueba para menores intentan ayudar a adolescentes conflictivos que han tenido contacto con la policía a evitar un involucramiento más formal en la justicia de menores. Dichos programas ofrecen a los delincuentes sin antecedentes orientación individual y familiar, vínculos con otros servicios necesarios y educación. 

-Los programas de vida independiente tienen por objeto ayudar a los adolescentes a desarrollar la capacidad que necesitan para vivir de manera independiente. Dichos programas atienden principalmente a adolescentes que no tiene familia estable y que se encuentran en custodia estatal. Ciertos programas de vida independiente también atienden a adolescentes cuya familia puede pagar dichos servicios de manera particular.  

-Los programas de tratamiento al aire libre ofrecen un tratamiento muy estructurado intensivo de corto plazo (de tres a seis semanas) en lugares alejados para quitar a los adolescentes de las distracciones existentes en el lugar donde viven. Las dificultades de la vida completamente al aire libre y el desarrollo de habilidades de supervivencia en la naturaleza ayudan a los adolescentes a generar autoconfianza y conductas sociales. Con frecuencia, se aconseja a las familias enviar a su hijo primero a un programas de tratamiento al aire libre y, luego, a un internado terapéutico o de crecimiento emocional. 

-Los internados para adolescentes con incapacidades de aprendizaje importantes ofrecen programas académicos estructurados que se concentran en la educación y el aprendizaje al tiempo que abordan cuestiones pertinentes afectivas y de conducta. 

-Los internados de crecimiento emocional ofrecen programas académicos estructurados y se concentran en el desarrollo emocional y el crecimiento personal pero no prestan los servicios de tratamiento intensivo de los internados terapéuticos. 

-Los internados terapéuticos se concentran intensamente en la salud mental, las adicciones y los problemas de conducta de los estudiantes al tiempo que también proporcionan un programa  académico. 

-Los centros de tratamiento residencial ofrecen tratamiento muy estructurado que aborda adicciones, problemas familiares y otras cuestiones de salud mental. Al contrario de los internados terapéuticos, los centros de tratamiento residencial se asemejan más a un hospital psiquiátrico que a una escuela, si bien pueden que tengan un componente académico/educativo.

Spanish
Main Topic: 
Plain Text Author: 
Giselle Florian / Redacción AL DÍA